Este reconocimiento llega a escasas semanas de que el Parlamento foral apruebe una ley pionera en España por la que las personas que fueron víctimas de la pederastia puedan obtener la condición de víctimas, aunque se trate de delitos ya prescritos